Rinoplastia: todo lo que tienes que saber

Rinoplastia: todo lo que tienes que saber

La operación estética de la nariz es una de las más demandadas, pero debes tener en cuenta ciertos aspectos antes de someterte a una. Te los explicamos con la ayuda de dos reputados cirujanos estéticos.

La rinoplastia es una de las operaciones estéticas más practicadas en nuestro país. Entre las mujeres, en concreto, es la segunda más demandada, después del aumento de pecho. Y entre los hombres también es una de las más solicitadas junto a la liposucción. Muchos son los famosos que se han sometido a una rinoplastia para cambiar la forma de su nariz.

Pero si estás pensando en hacerte una ten en cuenta antes los consejos de los especialistas para acertar, ya que se trata de una operación que no está exenta de problemas y que en ocasiones da lugar a resultados fallidos.

Hay una nariz para cada rostro. Seguro que tienes una nariz favorita, y sí puedes inspirarte en ella, pero no pienses que te va a quedar igual. Nuestro trabajo consiste en analizar el rostro de cada paciente para encontrar la nariz más adecuada. Hacemos un boceto, y teniendo en cuenta una serie de proporciones, ofrecemos el mejor resultado para conseguir un rostro simétrico. Además, el paciente tiene que saber que muchas veces la operación de nariz implica la necesidad de hacer otros retoques, sobre todo en el mentón o la frente, para armonizar el rostro. La funcionalidad de la nariz es también importante

Muchas personas van a operarse la nariz por estética y descubren que tienen un problema de funcionalidad. La nariz tiene su función en el cuerpo humano, nos permite desarrollar el sentido del olfato y respirar correctamente.

Un buen especialista, tratará el caso al estudiar la nariz no solo desde el punto de vista estético, sino también desde el punto de vista funcional y si la función respiratoria fuera disminuida o alterada, hará en la misma intervención una corrección, para mejorar así la respiración de la misma.

El postoperatorio.

La intervención se realiza con anestesia general, y normalmente hay que estar un día ingresado en la clínica. Durante el postoperatorio el paciente estará una semana con una escayola, protegiendo los huesos nasales, y con unos tapones que se retirarán a las 48 horas.

La intervención no es dolorosa, es probable que se hinche un poco la zona periocular. La hinchazón irá desapareciendo, pero hasta que no pase un mes el paciente no verá el resultado, e incluso tendrán que pasar unos meses más para comprobar cómo ha quedado la nariz.

Rinomodelación sin cirugía

Desde hace unos años la medicina estética, que ofrece tratamientos sin cirugía, ha experimentado un auge. Y también ha llegado a la nariz. La rinomodelación sin cirugía es posible, pero solo sirve para pequeñas modificaciones. Si estás pensando en someterte a uno de estos tratamientos sin cirugía para modificar tu nariz, ten en cuenta que, solo se pueden utilizar productos que se reabsorban y cánulas, nunca agujas normales que podrían provocar problemas graves.

Ponte en manos de un buen profesional.

Lógicamente siempre nos preocupa el precio. Pero más que el precio, cuando lo que está en juego es tu salud, lo importante es que te pongas en manos de un buen profesional, que te ofrezca los mejores resultados y la posibilidad de retoques.

X

PIDE TU CITA