Otoplastia: Adiós a las “orejas de soplillo” con cirugía

Otoplastia: Adiós a las “orejas de soplillo” con cirugía

CONOCE LA OTOPLASTIA

Di adiós a las orejas de soplillo con una técnica quirúrgica llamada Otoplastia. Os contamos qué es y en qué consiste.

En el mundo de la cirugía hay procedimientos más demandadas que otros, y algunos son grandes desconocidos, como es el casa de la otoplastia. Esta cirugía es la solución perfecta si tienes “orejas de soplillo”. La otoplastia resuelve cualquier deformidad de la oreja.

Los problemas en las orejas o las deformidades son muy variadas, desde la ausencia total de la oreja, o simplemente para arreglar un problema puramente estético. Esta cirugía, es de las únicas que se puede realizar tanto adultos como niños. Con la otoplastia corriges la posición o forma de las orejas. La anestesia que se suele utilizar es local y se suele administrar un sedante para relajar al paciente. Para niños más pequeños de realiza una anestesia general. Hay muchas técnicas quirúrgicas para realizar una otoplastia, suele depender del problema que tenga cada oreja.

La alteración más frecuente son las orejas de soplillo. Para corregirlas se realiza una incisión en la parte posterior de la oreja, junto al hueso. A continuación se va estriando ligeramente el cartílago para que pierda la elasticidad y la fuerza, que es lo que tienda a llevarlas hacia delante, hasta que toma la forma correcta. La piel que puede sobrar, se quita. La cicatriz que se realiza es casi invisible y siempre queda detrás de la oreja. La operación puede durar alrededor de dos horas como mucho.

POSTOPERATORIO

El postoperatorio es muy importante. Se lleva un vendaje acolchado durante 2 o tres días. Cuando se retira las orejas tienen una pequeña inflamación que va remitiendo según pasan los días. Los puntos se retiran a los 10 o 15 días más o menos. En ocasiones, también se ponen puntos reabsorbibles. Durante el postoperatorio debes hacer vida más o menos normal, pero teniendo mucho cuidado cuando te laves el pelo. Durante las primeras semanas debes usar una cinta elástica para mantener las orejas en su sitio y protegerlas. Este vendaje solo se puede quitar en pequeños momentos. El dolor es leve y se controla con analgésicos.
X

PIDE TU CITA